Roja
1

Activan protocolos de seguridad en Hospital por joven que murió tras ingerir veneno para topos

12 agosto, 2019
262 Vistas
0 Comentarios
3 minutes read
Activan protocolos de seguridad en Hospital por joven que murió tras ingerir veneno para topos

Culiacán, Sinaloa.-El cuerpo del joven, Froylán “N”, de 18 años de edad, fue incinerado tras fallecer al ingerir fosfuro de aluminio, una sustancia usada para envenenar topos.

La Secretaría de Salud del Estado dio a conocer que el paciente tuvo que ser aislado en un área especial del Hospital General de Guasave por norma de seguridad, el joven ingresó la noche del viernes pasado con síntomas de intoxicación aguda y murió la tarde del sábado.

Jesús López Rodríguez, director del nosocomio, explicó que al decretarse en forma oficial su muerte por complicaciones de salud, se dispuso que el cuerpo de Froylán “N”, vecino de la comunidad de Espíritu, fuera incinerado por personal especializado del Departamento de Toxicología.

Su ingreso al área de Urgencias la noche del viernes pasado, puso en práctica los protocolos de seguridad, por lo que se dispuso la evacuación de pacientes y de todo el personal de esta sección, en virtud que el fosfuro de aluminio es eliminado por el organismo en forma cutánea y se genera un gas peligroso.

Durante su estancia en una zona aislada en la que fue sujeto a un tratamiento médico, a través de baños continuos por personal que fue rotado continuamente para eliminar posibles riesgos por contactos prolongados con el paciente, se abrió la atención de urgencias en la sección de consulta externa.

López Rodríguez expuso que los datos que se tienen es que la víctima, en forma intencional, ingirió la sustancia química altamente tóxica, usada como veneno para combatir a los topos, por lo que fue trasladado por familiares al hospital.

Con apoyo de personal del Departamento de Toxicología Federal y de Protección Civil se realizó una limpieza exhaustiva y de sanidad en la área de Urgencias del nosocomio, la cual fue reabierta la tarde de ayer sábado, al eliminar cualquier residuo de fosfuro de aluminio.

Froylán “N”, de 18 años de edad, recibió la atención adecuada con baños continuos para eliminar de su piel la sustancia química que ingirió, sin embargo, presentó varias complicaciones de salud que lo llevaron a su muerte.

Su familia, fue notificada que por disposición federal y de acuerdo a los protocolos, su cuerpo fue incinerado por personal especializado como medida preventiva, por lo que estos estuvieron de acuerdo.

Los comentarios están cerrados.